La Danza de las 21 Alabanzas a Tara ha sido ofrecida a muchos grandes maestros tibetanos, incluyendo a Su Santidad el Dalai Lama.  Ellos bendijeron esta danza y la calificaron como una práctica de linaje, un vehículo muy precioso para alcanzar la Mente Iluminada.

 

Venerable Bokar Rinpoche:
“Con estas danzas, se eliminan los obstáculos, y las danzarinas son dotadas de la sabiduría incondicional de Tara… Generan longevidad”.

 

Dagmola Kushog – la:
“Una ofrenda perfecta, una manifestación de las bendiciones de Tara.”

 

Sua Eminência Jamgon Kongtrul Rinpoche:
“Un puente entre occidente y oriente...Un vehículo excelente para que el Dharma sea tangible.”