Curamos a Terra, trazendo paz para o coração, inspirando e elevando, as dançarinas mergulham fundo em seu empoderamento, enviando suas bênçãos e preces para o mundo.

Sanando la Tierra, trayendo paz al corazón, inspirando y elevando, las Taras Danzarinas exploran profundo en su empoderamiento, enviando sus bendiciones y plegarias al mundo.

Liberando la mente de la auto obsesión y yendo para la maravillosa y gloriosa interconexión de la red de la vida, exaltando en Un Corazón, Una Mente, Una Magnitud de este Universo Que Pulsa.

Danzando  la Diosa, círculos de danzarinas en todo el mundo, unidos para celebrar, y desarrollar internamente los medios para equilibrar la naturaleza femenina, tan negada en nuestro mundo, aprisionada por el miedo y la ignorancia.

Explorando el entrenamiento de la mente, prácticas que liberan la conciencia, a través de estudios de las tradiciones del Budismo Tibetano y prácticas auxiliares que rescatan nuestro poder y desarrollan nuestro potencial humano.

Es con el propósito de traer beneficios a los seres de este mundo de caos y confusión, que la Danza del Mándala de las 21 Alabanzas de Tara es ofrecida. Es en respeto y gratitud a los que preservan el Linaje de las varias tradiciones del Budismo Tibetano, que mantienen y embellecen la antigua enseñanza de los cantos de las Alabanzas de Tara.

Es en unión con el pueblo Tibetano que universalmente clama por Tara, canta Sus Alabanzas desde la infancia y que reconoce en Ella la Madre Universal y Protectora.

Con el objetivo de reconocer la dignidad y la capacidad de las mujeres en alcanzar la más elevada realización espiritual. Así es ofrecida la Danza del Mándala de las 21 Alabanzas de Tara.
Puedan Todos al Ver estas Alabanzas Danzadas o Escuchar estas Plegarias Cantadas, Ser Inspirados a Alcanzar la Más Elevada Expresión de la Humanidad, para Ser Ellos Mismos la Personificación de la Compasión y Sabiduría.

 

¡Om  Tare!!!

Tara, Madre Divina

Tu reino del  femenino iluminado
Nos sustenta como la tierra majestuosa
Nos baña como un océano celestial
Nos ilumina como un fuego al atardecer
Nos refresca como una brisa de primavera

En la vastedad
De tu amor infinito
Encontramos nuestro camino
A la realización
En alegre abandono
Unimos nuestros corazones y danzamos

Prema Dasara